Menú

Autor: Gustavo Eduardo Aboso

Paginas: 27

Editorial: elDial.com

Materia: Penal

Año de edición: 2020

Formato: Pdf


 

RESEÑA

La política criminal nacional, haciéndose eco de los cambios operados en el mundo en materia de criminalidad organizada, ha creído conveniente armonizar su legislación represiva al compás de los lineamientos internacionales y reformular de manera integral la figura del arrepentido en el art. 41 ter del Código Penal argentino, extendiendo su ámbito de aplicación a otras infracciones relacionadas con una criminalidad estructural, más compleja, y de índole trasnacional. A este esfuerzo conjunto debe agregarse la coetánea sanción de la Ley N° 27.319 que da carta de ciudadanía a otras figuras de igual envergadura y aún más criticadas (el agente encubierto, el agente revelador, el informante). Sin embargo, debe cuestionarse la eficacia de esta causal personal de reducción de la pena y cabe interrogarse o, directamente cuestionar, la eticidad de este acuerdo entre el Estado y el coimputado arrepentido.

 

Paper: La figura del arrepentido en el Derecho Penal Argentino

R$25,71
Paper: La figura del arrepentido en el Derecho Penal Argentino R$25,71

Autor: Gustavo Eduardo Aboso

Paginas: 27

Editorial: elDial.com

Materia: Penal

Año de edición: 2020

Formato: Pdf


 

RESEÑA

La política criminal nacional, haciéndose eco de los cambios operados en el mundo en materia de criminalidad organizada, ha creído conveniente armonizar su legislación represiva al compás de los lineamientos internacionales y reformular de manera integral la figura del arrepentido en el art. 41 ter del Código Penal argentino, extendiendo su ámbito de aplicación a otras infracciones relacionadas con una criminalidad estructural, más compleja, y de índole trasnacional. A este esfuerzo conjunto debe agregarse la coetánea sanción de la Ley N° 27.319 que da carta de ciudadanía a otras figuras de igual envergadura y aún más criticadas (el agente encubierto, el agente revelador, el informante). Sin embargo, debe cuestionarse la eficacia de esta causal personal de reducción de la pena y cabe interrogarse o, directamente cuestionar, la eticidad de este acuerdo entre el Estado y el coimputado arrepentido.